Alimentación saludable y suplementos nutricionales durante el embarazo

Aunque seguir una alimentación saludable es fundamental durante toda nuestra vida, durante el embarazo se convierte en una necesidad, ya que tanto el bebé como la futura mamá necesitan una serie de nutrientes básicos para una correcta gestación y desarrollo. En este post vamos a ver cómo podemos seguir una alimentación saludable y cuáles son los suplementos nutricionales que podemos tomar durante el embarazo.

Es una de las épocas que todas las mujeres experimentamos como una de las más bonitas de nuestra vida. A pesar de las náuseas, el cansancio, el peso de la barriga, la mala circulación, el aumento de peso… ver crecer a nuestro bebé en las ecografías y sentir sus patadas en nuestro interior lo compensan todo.

Alimentación saludable durante el embarazo

La dieta durante el embarazo debe ser variada y rica en nutrientes para que tanto la futura mamá como el bebé se encuentren sanos y no surjan complicaciones.

Seguro que has oído aquello de que ahora tienes que comer por dos para alimentar a la personita que está creciendo dentro de ti, pero déjanos decirte que eso no es cierto. Un aumento demasiado elevado de peso te puede provocar obesidad, problemas de azúcar, de circulación… y después del parto te resultará más difícil perder esos kilos de más.

Se aconseja aumentar la ingesta solo 300 calorías más de lo que venimos consumiendo habitualmente en una dieta estándar y no superar los 13kg de peso, aunque esto dependerá de cada mujer y es mejor no obsesionarse.

Come sano, come bien

Durante el embarazo hay algunos alimentos que debes evitar:

Entonces, ¿qué puedo comer? Te preguntarás. Casi de todo, pero con cuidado.

Una buena alimentación debería de ser suficiente para adquirir todos los nutrientes necesarios para ti y para tu bebé, sin embargo, con el ritmo de vida de hoy en día es más difícil seguir una alimentación variada y equilibrada, por lo que sería recomendable complementarla con suplementos.

Suplementos nutricionales durante el embarazo

Durante la gestación hay ciertas carencias que podemos suplir tomando suplementos y en este post te contamos cuáles son los más habituales. Sin embargo, si tienes dudas, es mejor consultar siempre con un especialista.

Ácido Fólico en el embarazo

Uno de los primeros suplementos que debemos comenzar a tomar es el ácido fólico. Lo ideal es que se comience a tomar antes de quedarse embarazada, desde el momento en el que estáis buscando ampliar la familia.

Tomar ácido fólido es especialmente importante, sobre todo, durante el primer trimestre de gestación, ya que es esencial para el correcto desarrollo del bebé y previene malformaciones.

El organismo, por si mismo, no puede almacenar el ácido fólico a largo plazo y, por lo tanto, los suplementos son la única manera de conseguirlo

Omega-3 en el embarazo

Si el ácido fólico es imprescindible durante las primeras 12 semanas de gestación, el Omega-3 está especialmente recomendado para el último trimestre, aunque puede tomarse también desde la búsqueda del embarazo hasta durante la lactancia.

El Omega-3 no solo beneficia al bebé, sino que favorece el mantenimiento de la visión y de la función cerebral y ayuda a mantener unos niveles normales de triglicéridos en la sangre.

Los ácidos grasos Omega-3 son un tipo de grasa que podemos encontrar de forma natural en algunos pescados, por lo tanto, si no sueles consumir pescados como anchoas o sardinas, un suplemento en formato perla te aportará el Omega-3 suficiente.

Suplementos multivitamínicos en el embarazo

Una manera de suplementar nuestra alimentación durante los meses de gestación, es tomando complementos alimenticios multivitamínicos-minerales que nos aportarán los nutrientes necesarios durante el embarazo y la lactancia.

Ya hemos visto lo importantes que son las vitaminas prenatales y que el ácido fólico y el Omega-3 son los que nuestro cuerpo más necesita. Sin embargo, no debemos olvidarnos de otras vitaminas como la vitamina C y E, la vitamina D y el calcio, responsables de la regeneración y formación de los huesos, la vitamina B12 que junto al ácido fólico ayuda a prevenir la espina bífida y el hierro, necesario en cualquier proceso de crecimiento.

Probióticos en el embarazo

Durante los meses de buena esperanza, los cambios hormonales, bioquímicos y físicos hacen que la microbiota sufra cambios. En este caso, los probióticos ayudan no solo a restaurarla sino a evitar complicaciones como la preeclamsia y la diabetes gestacional.

Además, ayudan a prevenir afecciones como eczemas, enterocolitis y sepsis en los recién nacidos.

Si estás pensando en suplementar tu alimentación durante el embarazo y tienes dudas, no olvides consultar con un especialista. ¡Enhorabuena por tu embarazo! Disfrútalo.

Compártelo

Share on facebook
Share on twitter
Share on whatsapp
Share on telegram
Share on email

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *