La astenia primaveral, ¿qué es y cómo podemos evitarla?

Llega la primavera y comienzas a sentir cansancio, insomnio, ansiedad o falta de energía… estos son algunos de los síntomas que provoca la astenia primaveral y para muchas personas se convierte en un auténtico calvario. Te contamos qué es lo que la provoca y cómo puedes prevenirla.

Seguro que has escuchado alguna vez que “la primavera, la sangre altera” y es que en primavera se producen ciertas alteraciones hormonales comenzando a producir más endorfinas, testosterona y estrógeno y nuestro cuerpo necesita gastar más energía interna para reajustarse.

Estrés más agudo, cansancio, picor en los ojos y piel, falta de sueño… Todas estas afecciones tienen su origen en factores ambientales como el cambio de temperatura y de horario, entre otros. ¿Lo bueno? Se trata de un proceso de adaptación de nuestro cuerpo que lleva unas semanas, el tiempo de duración dependerá de la persona, pero existen algunas acciones que podemos llevar a cabo para hacer este tiempo lo más llevadero posible.

Para hacer la astenia más llevadera se recomienda realizar ejercicio físico moderado 3-4 días por semana, puedes salir a caminar o, si no te encuentras con ánimo, ver una serie mientras pedaleas en una bicicleta estática sin salir de casa. Lo importante es que estas nuevas rutinas se introduzcan poco a poco para que el cuerpo se reajuste lo mejor posible.

Además, se recomienda también seguir una rutina de sueño y dejar los móviles apagados o lejos de nuestro alcance al menos desde media hora antes de irnos a dormir. El motivo es que la luz artificial puede dificultar nuestro descanso.

No olvides llevar una hidratación adecuada bebiendo 1,5L-2L al día de agua y aumentar la ingesta de frutas y verduras. Ya van apeteciendo más con las buenas temperaturas, ¿verdad?

Omega-3, tu gran aliado

El salmón, la caballa, las sardinas y el atún contienen las cantidades adecuadas de Omega 3. Además, este último, es un pescado muy común que seguro que tienes en casa, sobre todo en conserva y en aceite.

Fresas y plátanos, combo perfecto

Las fresas contienen vitamina C y propiedades antiinflamatorias y antioxidantes y los plátanos son ricos en potasio y nos aporta la energía necesaria que necesitamos en esta época del año. Juntos serán el aliado perfecto para combatir la astenia primaveral.

Frutos secos, a todo lo que se te ocurra

Los frutos secos nos ayudan a hacer frente a la astenia primaveral gracias a su aporte de grasas saludables en nuestra dieta que nos otorga energía extra para el día a día. Pipas de calabaza, de girasol, almendras, maíz, avellanas, nueces, anacardos… En ensaladas, solos, con fruta, con yogur… ¡las combinaciones son infinitas!

Suplementos alimenticios, una ayuda extra

Si sientes que el cansancio te puede, que el insomnio y la ansiedad te superan, puedes comenzar a tomar suplementos alimenticios que te ayudarán a disminuir los síntomas.

Extracto Echinacea

Se trata de un complemento alimenticio indicado para ayudar a las defensas del cuerpo. El extracto de echinacea ayuda a reforzar las defensas del organismo, estimula el sistema inmunológico y la internalización de los cuerpos extraños por las células inmunes para retirarlos de la circulación. Además, aumenta la capacidad de las células inmunitarias para ir al sitio de la infección. 

El formato de gotas hace que sea muy fácil de tomar añadiéndola a zumos, infusiones o cualquier otro tipo de bebidas.

Vitaminas y minerales

Las vitaminas y los minerales nos ayudarán a prevenir la astenia primaveral. Además de las que podemos encontrar de forma natural en frutas, legumbres y verduras, podemos tomar suplementos que nos ayuden a potenciar nuestra energía y vitalidad. Se trata de compuestos que contienen 12 vitaminas (B1, B2, B3, B5, B6, B8, B9, B12, C, D3 y E) y 5 minerales (cromo, cobre, manganeso, selenio y zinc).

Para no sufrir los efectos de la astenia primaveral es importante fortalecer nuestro sistema inmunológico. En este caso las vitaminas también juegan un papel fundamental, sobre todo la vitamina C, D3. B6 y B12.

Probióticos

Las alteraciones hormonales propias de esta época pueden dañar la flora intestinal. Para conseguir un reequilibrio, una recuperación y refuerzo de la flora intestinal podemos ayudarnos de probióticos que, además, tienen un efecto beneficioso en el tratamiento del Síndrome del Intestino Irritable.

¿Has notado alguno de estos síntomas durante estos primeros días de primavera? ¿Habías oído hablar de la astenia primaveral?

Compártelo

Share on facebook
Share on twitter
Share on whatsapp
Share on telegram
Share on email

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *