La Aromaterapia

Aromaterapia es la utilización terapéutica de los efectos producidos por los aromas, en el organismo.

Aromaterapia, en medicina integrativa, se entiende como el uso terapéutico de aceites esenciales extraídos de las plantas. Los aceites esenciales proporcionan a las plantas su fragancia, y sus efectos curativos sobre el cuerpo y la mente son conocidos desde la antiguedad.

Los aceites esenciales son químicamente complejos -un aceite puede contener entre 50 y 500 sustancias químicas diferentes- y poseen un gran número de propiedades medicinales. Pueden dilatar o constreñir los vasos sanguíneos, servir como sedantes o estimulantes, y actuar sobre las glándulas suprarrenales, los ovarios, la tiroides o en el proceso de digestión.

Como consecuencia de su concentración en principios activos, los aceites esenciales pueden combatir con validez un determinado número de afecciones pulmonares, rinofaríngeas, hepáticas, uterinas, intestinales, urinarias y cutáneas.

Las bronquitis crónicas, asi como, las infecciones de las vias respiratorias encuentran con ellos una cura definitiva. Las fermentaciones intestinales pútridas, las colitis y enteritis son generalmente neutralizadas por el tratamiento aromático. Su acción es igualmente notable contra los dolores reumáticos y sobre el sistema nervioso.

Los baños con esencias tonifican y reequilibran el organismo. La sangre y los tejidos se liberan de las grasas y toxinas por la acción depurativa de las esencias. Los aceites esenciales se pueden suministrar, segùn cada caso, por via interna, sólo que en asociaciones, generalmente en forma de gotas (las dosis son siempre escasas si se quiere una eficacia máxima); por vía externa, como linimento para frotaciones, baños, inhalaciones o fumigaciones.

Aceites esenciales y el cerebro

Nuestro olfato es nuestro sentido predominante que influye en nuestro comportamiento y en nuestro estado de ánimo. Diariamente nos enfrentamos con todo tipo de olores y con sus efectos: la boca se nos hace literalmente agua si olemos un pan recién hecho o una sopa de verduras casera. Son reacciones involuntarias de la parte primitiva de nuestro cerebro; una reacción completamente automática. Esta parte de nuestro cerebro alberga nuestras emociones e instintos que constituye la base para muchos de nuestros actos conscientes e inconscientes. Los productos de la aromaterapia aprovechan hábilmente este hecho. Las sustancias activas deben ser muy volátiles para que los poros de la piel puedan absorberlas. .

Aceites esenciales de la naturaleza, una fuente inagotable de sustancias beneficiosas

El aceite auténtico y esencial se extrae de material vegetal. En total hay unas treinta familias de plantas diferentes con unas noventa especies. Si a ello se añade que se obtienen aceites totalmente diferentes de las mismas plantas y flores en otras regiones, se llega a un número impresionante de tipos de aceite. En todo el mundo hay plantas y flores apropiadas y normalmente son tratadas en el país de origen. Algunas plantas abundan y crecen hasta en tu propio jardín, otras son muy escasas y son, por lo tanto, muy costosas, más si se toma en cuenta que se necesita una cantidad impresionante de flores o de hojas para poder producir sólo unas cuantas gotas de aceite.

Los aceites esenciales requieren trabajo de precisión

Los aceites se mezclan para poder aprovechar al máximo sus propiedades sin que se evaporen en seguida. Este proceso se lleva a cabo en una proporción muy exacta mediante un aceite vehicular como el aceite vegetal o agua destilada. De esta forma se crea una mezcla que permite que las dosis exactas de los diferentes aceites realicen su trabajo óptimamente.

Al extender la mezcla en tu piel los aceites vehiculares hacen que las sustancias activas se repartan de manera uniforme. Seguidamente los componentes estimulantes de los aceites incitan a curar o a fortalecer el cuerpo. Este proceso se conoce desde hace mucho tiempo; desde que se empezó a escribir la historia e incluso antes.

La aromaterapia actúa en base a la ciencia

La aromaterapia a base de aceites esenciales desempeña un papel importante en nuestra salud. Hay dos factores primordiales para emplear con éxito estos aceites: en primer lugar las características de nuestra piel para absorber las sustancias beneficiosas y en segundo lugar la influencia positiva de los aromas sobre nuestra mente y nuestro sistema de conservación. La influencia de estos efectos positivos aún no se reconoce por todo el mundo, pero eso está cambiando.

Afortunadamente la ciencia moderna puede explicar ahora lo que ya sabían nuestros antepasados por intuición: los aceites esenciales desempeñan un papel importante en nuestra salud. Aromed lleva aplicando esta ciencia desde hace años mientras que sus laboratorios investigan los efectos que los componentes de los aceites esenciales tienen sobre nuestro cuerpo. Continuamente se descubren nuevas aplicaciones que se convierten en nuevos productos. Estos productos tienen un efecto directo sobre tu cuerpo, pero también sobre tu mente, de modo que cada vez es más fácil hacer una elección responsable para tu cuerpo.

Efecto en nuestro órgano mayor: la piel

Una sustancia puede penetrar de muchas maneras en el cuerpo humano. Al ingerir medicamentos el estómago se ocupa de asimilarlos y de liberar las sustancias activas en el flujo sanguíneo. Esto es exactamente lo que hace la piel con los productos de cuidado personal de Aromed. Los productos acabados de la aromaterapia de Aromed han sido mezclados en determinadas combinaciones, orientadas a un efecto beneficioso óptimo para cualquier tipo de piel y cualquier afección cutánea. El proceso en que dos sustancias interaccionan a través de la piel, se llama ósmosis. Por cierto, la piel es el órgano mayor del cuerpo humano y por tanto muy apropiado como receptor de sustancias. Éstas deben ser particularmente volátiles para que sean absorbidas a través de los poros de la piel. Los aceites esenciales, naturalmente poseen esa propiedad.

Efecto sobre la mente: una mente sana en un cuerpo sano

A los aceites esenciales se les llama también las «hormonas» de las plantas. Desde hace siglos son conocidos por su efecto curativo. Se trata de sustancias orgánicas naturales, que actúan en armonía con las fuerzas naturales del cuerpo. Esto es uno de los motivos por qué los aceites esenciales son tan efectivos. Inicialmente se utilizaban los aceites exclusivamente por su efecto curativo. A base de la experiencia y de la tradición se sabía exactamente qué efectos tenían los extractos de las diferentes plantas y flores sobre la salud y la resistencia de nuestro cuerpo.

ACEITES ESENCIALES EN ORDEN ALFABÈTICO

A continuación se listan 42 aceites esenciales: (Ulla – Maija Grace)

NOMBRE EN LATÌN / NOMBRE EN ESPAÑOL

Achillea licfustica / Milenrama

Angélica archangelica / Angélica

Aniba rosaeodora / Palo de Rosa (Palisandro)

Artemesia dracunculus / Estragón

Artemisia arborescence / Artemisa

Betula alleghaníensis Abedul (amarillo)

Boswellia carterit Incienso / Olbano

Cananga odorata Ylang Ylang /Flor de Flores

Cedrus atlántica/ Cedro

Chamaemelum nobile/ Camomila romana

Cáœrus aurantium/ Bergamota

Citrus limón/ Limón

Citrus reticulata/ Mandarina

Citrus aurantium Neroli / flores de naranjo

Commiphora molmol/ Mirra

Cupressus sempervirens/ Ciprés

Cymbopogon martinii/ Palmarrosa (india)

Eucalyptus globulus/ Eucalipto

Eucalyptus citriodora/ Eucalipto (cítrico)

Eucali/ptus radiata/ Eucalipto (australiano)

Foeniculum vulgare/ Hinojo

Helychrysum italicum/ Siempreviva (italiana)

Junpiterus communis/ Enebro

Juniperus communis/ Junápero

Lavandula spica/ Esplieg

Lavandula angustifolia/ Lavanda

Matrícaria recutita/ Camomila (alemana o azul)

Melaleuca quinquenervia/ Niaoulá

Melaleuca alternifolia/ árbol de Té

Mentha x piperita/ Menta

Ocimum basilicum/ Albahaca

Origanum majorana/ Mejorana (dulce)

Pelargonium x asperum/ Geranio

Picea mariana/ Abeto (negro)

Pinus sylvestris/ Pino (escocés)

Ravensara aromática/ Ravensara

Rosmarinum pyramidalis/ Romero

Salvia sclarea/ Salvia

Santalum álbum/ Sándalo

Thymus vulgaris/ Tomillo

Zingiber officinale/ Jengibre

ACEITES ESENCIALES PARA PROBLEMAS EMOCIONALES

Angélica archangeláca/ Angélica

Aniba rosaeodora/ Palisandro

Boswellia carterii/ Olábano

Canaga odorata/ Ylang Ylang

Chamaemelum nobile/ Camomila (romana)

Citrus aurantium/ Bergamota

Citrus aurantium/ Flor de naranjo

Citrus paradisi/ Toronja

Citrus reticulata/ Mandarina

Jasminum officinale/ Jazmín

Melissa officinalis/ Melisa (bálsamo)

Rosa damascena/ Rosa

Santalum álbum/ Sándalo

Vetiveria zízanoides/ Vetiver

La lista de los siguientes aceites han sido declarados peligrosos. Hay que usarlos con precaución.

¡Los aceites esenciales no se deben ingerir!

No se deben aplicar sobre la piel aceites esenciales puros sin diluir con un aceite corriente de almendras, girasol, sésamo, etc. Los datos que a continuación se ofrecen han sido confirmados por el manual de datos de seguridad de los aceites esenciales de Robert Tisserand, con el apéndice A del Diccionario de aromaterapia, de Patricia Davis. No olvide que los aceites son elementos altamente concentrados de las plantas de las que son extraídos.

ABEDUL DULCE: (Betula lenta.) No se debe confundir con el abedul dulce (Betula alba), el cual no es tóxico.

ABRíTANO HEMBRA: Tóxico

AJEDREA: (Satureja montana). Irrita mucho la piel.

AJEDREA DE JARDÍN: (Satureja hortensis). Irrita la piel notablemente.

AJENJO: Tóxico.

ALBAHACA EXÓTICA (Ocinimum basilicum var. basilicum). No se debe utilizar en absoluto. Es muy tóxico para la piel. En su lugar podemos utilizar la albahaca francesa o europea.

ALCANFOR MARRÓN O AMARILLO: Su inhalación prolongada produce jaqueca. Es cancerígeno y no debe confundirse con el alcanfor blanco o alcanfor rectificado que suele ser más seguro. Ambos aceites proceden de la destilación de cristales de alcanfor puro.

ALMENDRAS AMARGAS: Mucho cuidado pues contiene ácido prísico, o sea, cianuro.

ÁMBAR: Si te ofrecen este aceite como puro desconfía de él. El verdadero aceite de ámbar no se encuentra en el mercado y se obtiene de resinas fosilizadas. Se suele adulterar con compuestos sintéticos o una mezcla de amaro y benjuí. El ámbar gris es una sustancia que se extrae de las ballenas. Es muy costoso y se utiliza en perfumería como fijador principalmente. AMNI: (Trachyspermum copticum). Irritante de la piel y las mucosas.

ANÍS: Tóxico.

ARTEMISA: El aceite esencial es peligroso y no se debe usar.

BÁLSAMO DE PERAS: Muy irritante de la piel. Debe usarse sólo como ambientador.

BERGAMOTA: Es fototóxica. Si la piel que ha sido untada con aceite esencial de bergamota es expuesta al sol, puede llegar a tener serias quemaduras.

BOLDO: (Hojas) Muy tóxico.

CÍLAMO: Cancerígeno.

CANELA EN RAMA Y MOLIDA: Irrita la piel y las mucosas. No hay que untarla ni usarla en el agua del baño.

CASIA: (Cinnamomum cassia). Irrita la piel y las mucosas)

CLAVO (YEMA, TALLO Y HOJA): Irrita la piel y las mucosas. No se debe untar ni usar en el agua del baño. Usar sólo como ambientador.

COMINO: Es fototóxico. Puede causar dermatitis si después de aplicarlo se expone la piel al sol.

ENEBRO: No lo deben utilizar los enfermos de nefritis.

ESCLAREA: No se debe usar con alcohol. Su inhalación prolongada puede producir jaqueca.

ESTRAGÍN: Cancerígeno.

HABA TONCA: (Dipteryx odorata). Irrita la piel.

HELENIO: Llamado también ínula. Irrita la piel. Usar sólo como ambientador.

HIERBA LUISA: Irritante. No se debe untar ni usar en el agua de baño.

HINOJO AMARGO: Irritante. Produce ataques epilépticos. No deben usarlo las mujeres

embarazadas.

HISOPO: Produce ataques epilépticos y otros problemas. No lo uses si estás embarazada.

INCIENSO: Puede irritar la piel.

JABORANDI: Muy tóxico.

LIMAN: irritante. No usar ni utilizar en el agua de baño.

LOTO DE LOS PRADOS: (Carphephorus odoratissimus). Irrita la piel y las mucosas. Usarlo sólo como ambientador.

MEJORANA: No lo uses si estás embarazada.

MELISA: El verdadero aceite esencial de melisa es extremadamente difícil de obtener y su producción es muy reducida siendo muy caro su precio. Se adultera en el mercado con mezclas de aceite de hierba limonera, limón y citronela.

MENTA PIPERITA: Irrita la piel. No hay que untarlo ni usarlo en el agua de baño.

MIRRA: Puede irritar la piel si es untado o utilizado en el agua del baño. No usarse durante el embarazo.

NARCISO: Como ambientador causa dolores de cabeza y algunas veces vómitos.

OREGANO: Irritante. No untarlo ni usarlo en el agua del baño.

PERIFOLLO: Cancerígeno.

POLEO: Tóxico.¡No se debe usar en absoluto! Evitarlo, especialmente las embarazadas.

POMELO: Irritante. No untarlo ni usarlo en el agua del baño.

QUENOPODIO O TE DE MÈXICO: (Chenopodium ambrosioides) Muy tóxico

RETAMA DE OLOR: (Spartium junceum). Muy tóxico.

RUDA: Peligroso. ¡No se debe utilizar en absoluto!.

SALVIA: Tóxico. Produce ataques epilépticos. No lo uses si tienes la presión alta.

SABINA: Muy tóxica y peligrosa para embarazadas.

SASAFRÍS: Cancerígeno

TANACETO: Tóxico.

TE DEL CANADÁ: (Gaultheria procumberns). Tóxico. Además contamina el medio ambiente, especialmente la vida marina.

TOMILLO: Es un aceite esencial peligroso y tóxico. Irrita la piel. No se debe usar en absoluto!.

TORONJIL: Irritante. No usar ni utilizar en el agua del baño.

TUYA: Tóxico para la piel.

YLANG-YLANG: Su inhalación prolongada puede producir jaquecas.

Categorías

Compártelo

Share on facebook
Share on twitter
Share on whatsapp
Share on telegram
Share on email

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *