Los beneficios de tomar Miso

¿Qué es el miso?

Si existe un condimento que goza de una gran reputación terapéutica y nutricional dentro de la macrobiótica y medicina tradicional china es sin duda el miso.

El miso es un pure hecho con porotos de soja, cebada o arroz fermentado y sal de mar, añejados juntos, durante un periodo de tiempo que va de varios meses a varios años.

Sus propiedades

Cada vez son más las personas, que se rinden ante las bondades nutricionales y terapéuticas de este gran alimento, entre ellas destacan:

  • Contiene enzimas vivas que ayudan a la digestión.
  • fortalece la sangre y proporciona un buen equilibrio nutritivo, a base de carbohidratos complejos de excepcional calidad, aceites esenciales, proteínas, vitaminas y minerales tales como el calcio, fósforo, magnesio…
  • Mantiene una temperatural corporal muy estable durante las estaciones más frías.
  • Contiene lecitina de soja que ayuda a emulsionar las grasas y rebajar los niveles de colesterol.
  • Evita la arterioesclerosis y la hipertensión.
  • Reduce los efectos nocivos causados por drogas, tabáco, alcohol y otros estimulantes.
  • Poder alcalinizante

Variedades de miso

Hatcho miso

Hatcho miso

Este es el miso más puro, elaborado únicamente a partir de la soja, siendo por un lado el más proteico de todos, pero a su vez, el que alberga un sabor más intenso y salado. Sin duda,  se trata de la variedad de miso con más propiedades terapéuticas de todas las que se comercializan, siendo utilizado con mucha frecuencia en el tratamiento de muchas dolencias y enfermedades de todo tipo.
Debido a su largo periodo de fermentación, su color suele ser de un marrón muy oscuro y su textura bastante dura y difícil de diluir.
También se utiliza para la elaboración de pickles de larga conservación o para preparar condimentos tan interesantes como el Tekka.
Como apunte importante, cabe decir que se trata de una de la variedades aptas para intolerantes al gluten.

Mugi miso

Esta variedad de color algo más claro que el miso anterior, se situa en un punto intermedio en casi todos los aspectos, siendo el más conocido y consumido, en mi opinión precisamente por ser muy versátil.  Su sabor es mas moderado y su textura algo más blanda, lo que lo hace apto para un gran número de preparaciones.
A nivel terapéutico, también es muy interesante, quedando por debajo del Hatcho miso, pero situandose muy próximo a este.
Suele estar compuesto por soja y cebada, además del resto de ingredientes básicos para su elaboración, tales como la sal y el kogi.
A diferencia del Hatcho miso, el Mugi miso no es apto para intolerantes al gluten, precisamente por incluir entre sus ingredientes la cebada.

Genmai miso

Genmai miso

 Con una fermentación algo más corta y color algo más claro que los dos anteriores, esta variedad de miso se prepara a partir de la soja y arroz integral (genmai). Originariamente se podía elaborar a partir de tres tipos de arroz: corto, mediano y largo, representando durante mucho tiempo un alimento base dentro de la dieta macrobiótica tradicional japonesa.
Su sabor no es tan salado como lo anteriores y su textura es bastante cremosa y muy sencilla de diluir, siendo además apto para celíacos al estar libre de gluten.

Shiro miso

Shiro miso

También llamado, «miso blanco» por su tonalidad clara, debido a su corta fermentación. Al igual que el Genmai miso, este también se compone de soja y arroz, pero a diferencia con el citado anteriormente, en este caso el arroz utilizado para su elaboración no es integral.
Todo y siendo un alimento cargado de propiedades nutricionales, es el que goza de menos beneficios terapéuticos de todos los que hemos comentado. Siendo más utilizado para la  elaboración de postres, aderezos, cremas, sopas y otras muchas preparaciones.
Su sabor y textura son realmente suaves a nuestro paladar y al carecer de gluten, también es apto para celíacos.

Nunca debemos cocinar a altas temperaturas el miso, ya que de hacerlo se destruirán muchos de sus nutrientes, entre ellos sus valiosas encimas. Por esta razón lo añadiremos siempre al final de las cocciones, calentándolo posteriormente durante unos segundos sin llegar a la ebullición. Solo es necesario una pequeña dosis de miso para aprovechar sus propiedades.

Es mejor tomarlo por la mañana o al mediodía pues activa el organismo.

Los celíacos eligirán siempre un miso sin gluten como pe. Hatcho miso, Guenmai miso o Shiro miso

Fuente: http://elrincondeltenzo.blogspot.com.es

Categorías

Compártelo

Share on facebook
Share on twitter
Share on whatsapp
Share on telegram
Share on email

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *